lunes, mayo 08, 2017

Consejos para calmar la ansiedad en el embarazo.

Cuando estamos embarazadas es normal que las mujeres nos pongamos un tanto ansiosas aunque seamos una persona de lo más tranquila. Algunas veces la futura mamá se siente nerviosa, la preocupación, su nuevo estado, etc. Pero hay que diferenciar estas situaciones normales a las de la verdadera ansiedad.

Situaciones Normales son los cambios que implica la maternidad, la preocupación por el desarrollo del bebé, la gran carga afectiva que llevamos dentro y preparar el hogar para la llegada del bebé son síntomas del famosamente conocido síndrome del nido.

La ansiedad es un problema psicológico que a veces ocasiona algunos síntomas físicos como pueden ser los mareos, la fatiga, la dificultad de respirar, etc.

La relación que existe entre la dieta y la ansiedad es bastante clara, ya que los estudios indican que toda alimentación influye directamente en nuestra manera de comportarnos, de sentir… pero además la falta de algunas vitaminas en nuestra dieta, es un factor potencial para que aparezca la ansiedad.

Nos da por hacer obras en casa, ordenarlo y reordenarlo todo una y otra vez, cambiar la decoración, mover muebles… En fin, una cantidad de cosas provocadas por la ansiedad, especialmente en la última parte del embarazo.

La relación que existe entre la dieta y la ansiedad es bastante clara, ya que los estudios indican que toda alimentación influye directamente en nuestra manera de comportarnos, de sentir… pero además la falta de algunas vitaminas en nuestra dieta, es un factor potencial para que aparezca la ansiedad.

Para combatir la ansiedad de forma natural durante el embarazo, es importante mantener una dieta con alimentos ricos en vitaminas del tipo B, ricos en magnesio, en fósforo y vitamina C. Estas vitaminas mejoran el estado general del sistema nervioso y el estado anímico. Puedes aportarlas a tu organismo con los cereales integrales, las verduras de hoja verde, los productos lácteos, etc.

Por otra parte también puedes aumentar el nivel de magnesio con los frutos secos, las acelgas, etc., pues hay que tener en cuenta que cuando la hay ansiedad, se tiene un déficit de este mineral en el organismo.

Complementar tu dieta con plátanos y productos lácteos, en especial el queso parmesano, emmental o gruyere, te ayudará a regular los procesos nerviosos que mediante el fósforo. En cuanto a la vitamina C, todos los cítricos la contienen, pero además el pimiento o los tomates también darán un aporte extra de vitamina C.

Si mantienes una dieta adecuada y dedicas un tiempo para relajarte, conducirás tu embarazo satisfactoriamente evitando además el posible riesgo de un parto prematuro.

No olvides que el agobio y la ansiedad no son buenos compañeros en esta etapa, por lo que debemos procurar serenarnos y seguir algunos consejos como éstos para canalizarla lo mejor posible:

* Hacer gimnasia: hay actividades físicas muy recomendables durante el embarazo como yoga o natación que te servirán para conectar con tu cuerpo y desconectar de la ansiedad.

* No hacer nada: exactamente. Cuando te sientas muy ansiosa, tómate un tiempo para ti. Pon velitas, música y relájate practicando técnicas de respiración en el rincón favorito de tu casa.

* Pasear: Dar largas caminatas es un ejercicio muy bueno. Te hará muy bien al cuerpo, además de distraerte.

* Rodéate de afectos: habla de tus dudas y miedos con las personas que más cerca de ti están. Encuentra momentos especiales para disfrutar con tu pareja y hablar de lo que sienten.

Mi lista de blogs

Seguidores