miércoles, marzo 08, 2017

La virtud de ser mujer y llegar a los cuarenta.


Ser mujer es un género que conlleva a muchos papeles, nos transformamos diariamente y a cada instante para dar lo mejor de nosotras, cada decada cumplida es todo reto y mucho más cuando pasamos de los cuarenta.

Los cuarenta son una edad clave en muchos sentidos. Una edad, en la que ya se saben demasiadas cosas como para que la vida pase a nuestro lado sin hacerse nada al respecto.


Cuando se han cumplido cuarenta años ya se han cometido los errores más grandes que podamos cometer en nuestra vida o al menos es lo que esperamos. Para algunas mujeres la vida las bendice con el aprendizaje de cometer error tras error en los primeros 39 años, logrando llegar a los cuarenta con la sabiduría de una mujer de 60 años y sabiendo que a partir de ahora una se encuentra a salvo de las calamidades de la inmadurez y la falta de experiencia.

También a los cuarenta, ya sabemos distinguir a las personas, conocerlas por sus acciones y protegernos de quién puede acercarse y tomando acciones con quién debe alejarse, en esta maravillosa edad podemos separar lo original de lo falso. Saber reconocer a los amigos verdaderos.

Al llegar a los cuarenta una ha trabajado lo suficiente en su profesión como para decir que sabe lo que está haciendo. También sabe cómo ahorrar y en qué invertir su dinero. Aunque es cierto que ya no será quien corra más rápido, ni podrá correr tantos kilómetros como antes, ahora sabe la real importancia de llevar una vida saludable y de hacer ejercicios.

A los cuarenta una es más responsable con su alimentación y su estilo de vida, cuida más las horas que dedica a cada necesidad de su cuerpo. Se mira más al espejo, pero no mira lo banal, mira las huellas que le ha dejado la experiencia y las transforma en una belleza que ninguna jovencita puede ofrecer. A esta edad los baños de espuma no pueden faltar, las sesiones en los salones de belleza, los pasatiempos con los cuales entretenernos. A los cuarenta se aprecia un compañero y se sabe poner los límites y el respeto a nuestra integridad.

Cuando se llega a esta etapa, afloran los frutos de nuestro esfuerzo, de criar a nuestros hijos, de haber mantenido una amistad duradera, de haber sido leales y fieles, de habernos sacrificado y entregado como dadoras de vida lo mejor de nuestra juventud. La pareja se consolida y comenzamos a disfrutarla a plenitud.

A partir de los cuarenta tendremos la oportunidad de trabajar en lo que siempre hemos querido y no en lo que debemos, podremos disponer del tiempo que dedicamos al trabajo de la manera que nos plazca. En resumen, una ya aprendió qué es lo que no le gusta de la vida y logró apartarlo de su camino.

Las estadísticas de nuestros días, si usted tiene ahora cuarenta años, según donde viva y qué nivel de vida lleve, ofrece a la mujer otros cuarenta años por vivir. Entonces a esta edad usted tiene todas las cosas positivas que tenían sus antepasadas, y de las cuales lleva la esencia, más otros cuarenta años por vivir, puede comenzar una nueva carrera, una nueva profesión, puede casarse, ir a la universidad, comenzar un negocio, tener el mejor sexo de su vida y disfrutar por muchos años mas todo lo que ha aprendido, construido, criado y formado.

En pocas palabras, hoy en día todas las mujeres tenemos la oportunidad de vivir dos de las vidas que tuvieron nuestras ancestros. Doble en duración y, probablemente, doble en posibilidades. Aprovéchala y no olvides...

Cuidar tu físico, fortalece tu autenticidad "eres única", regalate tiempo de calidad para tí misma, cuida tu relación de parejas, pide ayuda cuando lo necesites, respeta y dale importancia a tus gustos, se organizada y no te prives de hacer actividades donde seas la protagonista y no te olvides que dios, la fé ó tus convicciones son las que te dan día a día la fuerza para seguir, por eso debes nutrir tu espiritu.




Mi lista de blogs

Seguidores