viernes, febrero 17, 2012

¿Es Amor u Obsesión lo que siento por ti?


El amor definido como un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y es el resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes en el ser humano. Cuando esta manifestación de sentimientos se desequilibra aparecen un conjunto de emociones negativas y perjudiciales a la relación, entre las más comunes la codependencia emocional y la obsesión.

Hay relaciones en donde la persona se encuentra atada a pesar de que no se sienta feliz, en este tipo de relaciones es común la manifestación obsesiva “mátame, pero no me dejes”.

¿Cómo diferenciar el amor de la obsesión?

En las relaciones sin salida, es simple saberlo ¿Te sientes querida, amada y respetada? ¿Te apoya y comprende tu pareja? ¿Sientes más energía para vivir o te la quita?

Si no hay comprensión y respeto mutuo, no te engañes: hay no hay amor. En realidad es baja autoestima y debido a ello es que atraemos a personas que están en sintonía con esos pensamientos dominantes, en donde carecemos de amor propio y de una clara auto mirada.

Cuando se tiene baja autoestima, se encuentra el sentido de la vida en el conflicto. Y esto se debe a que como no consigues la atención de nadie, descubres que en el conflicto puedes hacer sentir al otro culpable y recibir cariño. Haces de este comportamiento repetitivo y de allí lo conviertes en adicción.

Es por eso que te haces adicta a las relaciones destructivas. Tienes que encontrar por ti misma lo que te motive para salir de esa relación toxica y mejorar tu autoestima. Al inicio veras esto cuesta arriba pero con tu confianza y constancia iras enamorándote de ti misma y comprenderás que esa relación tiene una salida.

Cuando se sueña con una persona que apenas conoces, no lo dudes: no es amor. Cuando mucho, atracción. Todos tenemos nuestro tipo de hombre o mujer ideal. Y cuando no conocemos bien a la persona le endosamos todas las características de nuestra pareja ideal y es importante que aprendas a ver con claridad sus defectos y virtudes. Conocerás su vida. Y solo en ese momento, sabrás si es amor o solo fue obsesión.

La mente es tan poderosa, que puede enfermarte o enamorarte. Y todo está en los pensamientos. Es bonito ilusionarse por alguien y pensar que es nuestra persona ideal. Pero pasar de la simple emoción a la obsesión ya no es sano.
Cuando terminas con una persona, se dejan de ver, y resulta que te has dado cuenta de que si la amas, es obsesión. En nuestra soledad, necesitamos a alguien que nos ayude a olvidarla momentáneamente. Y cuando no tenemos a alguien con quien pelear, ni discutir, nos sentimos vacíos. Y pensamos “es que sí lo amo”. En realidad, es una necesidad egoísta de hacer sufrir a otra persona y que esta nos haga sufrir, para no sentirnos solos.

Hay personas que tienen relaciones “prohibidas” con personas casadas. Se dicen así mismas que él ya no ama a su esposa y que le gustaría dejarla. Pero que no lo hace por los hijos. No te engañes. Te estás auto-saboteando y menospreciando. Y si estas en una relación en la cual eres amante se debe a que tienes baja autoestima, crees que no puedes conseguir a un hombre libre y debido a que este hombre esta también en desequilibrio lo haces parte de ti. Esta es una relación sin salida. Es una obsesión, que no te va a llevar al verdadero amor y que por el contrario te llenara de mucha frustración, dolor y sentimientos negativos.
El amor, se basa en una comprensión y respeto de tu pareja. Ves con claridad sus defectos y sin embargo le tienes cariño a su vida. En la obsesión, se debe a la baja autoestima “si me deja, no voy a encontrar a otra persona”. Es precisamente cuando terminas relaciones sin salida, cuando aparece un nuevo amor ¿Cómo quieres que aparezca si no quedas libre primero? ¿Cómo quieres que se te acerque un enamorado, si ve que tienes pareja? Parece obvio, pero muchos piensan que mientras encuentran al “bueno”, pueden tolerar la relación
presente.


¿Es correcto besar a mi hijo en la boca?


Los besos son una forma de expresar el amor. Pero hay distintas formas de expresar el amor según el tipo de vínculo del que se trate. Socialmente, los besos en la boca están reservados para el vínculo de pareja, sin embargo existen familias en donde es normal la costumbre de darse los famosos “piquitos”, besos en la boca entre padres e hijos.
En nuestra cultura no es común saludarse entre amigos, con compañeros de trabajo, o entre cuñados, etc. con besos en la boca. Es menos confuso para los chicos que los padres expresemos el amor que sentimos hacia ellos por medio de besos en la mejilla, abrazos, mimos y caricias. El vinculo sexual-erótico entre padres e hijos esta vedado en nuestra cultura, nos regimos por la ley de la prohibición del incesto: “Entre padres e hijos no hay contactos sexuales ni de pareja”.

Por otro lado tenemos que tener en cuenta que la sexualidad infantil existe. La sexualidad en los chicos se va inscribiendo en el cuerpo y va pasando por distintas etapas. Existen cinco etapas por las que atraviesa el niño en su desarrollo psicosexual:
  • En el primer año de vida el placer se centra en la zona de la boca, está vinculado a lo oral: succiona el pecho, chupetea, se introduce diversos objetos en la boca, etc.

  • Alrededor de los dos años la sexualidad se relaciona con la zona anal. Lo vemos en el proceso del control de esfínteres donde el placer está centrado en qué hace el niño con la caca, la retiene, la expulsa, prueba en otros lugares donde defecar, no ya en el pañal. La caca se transforma en un regalo para la familia, lo felicitan, saluda a la caca cuando se va por el inodoro, etc.

  • A partir de los tres años los chicos ingresan en lo que se llama la etapa fálica, atraviesan por el complejo de Edipo (los chicos se “enamoran” del padre del sexo opuesto y rivalizan con el padre del mismo sexo), disfrutan de ver a otros nenes desnudos, de mostrarse, tocar y tocarse. Comienzan la curiosidad y las típicas preguntas sexuales sobre las diferencias sexuales, sobre el embarazo, etc.

  • Alrededor de los seis años los niños entran en una etapa que llamamos período de latencia, aparece el pudor y la vergüenza, y los niños ponen mayormente su energía en el aprendizaje. La sexualidad vuelve a aparecer con más fuerza recién en la pubertad.

  • En la pubertad y adolescencia comienzan a aparecer las fantasías sexuales consientes, la actividad masturbatoria y el interés sexual genital por el otro sexo.

Para finalizar es importante afianzar que los padres tenemos que acompañar a nuestros hijos en la evolución de su sexualidad y en el fortalecimiento emocional, pero no es bueno convertirnos en las personas con las que los niños satisfacen su curiosidad a través de besos o tocamientos en el propio cuerpo del adulto.

No confundas la autoestima con la soberbia.


Probablemente a algunos les sorprenda el pensar que una persona con buena autoestima puede convertirse en una persona soberbia, la realidad es que esto pasa con mucha frecuencia debido al “yo” que controla la mayoría de las acciones de estas personas.

El hecho de tener una autoestima alta y mezclar la alta estima con la perfección puede llegar a resultar insoportable para los demás, considerando en ese punto a la persona como soberbia. A La soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del Yo o ego. Este concepto puede asociarse a la altivez, el orgullo, el engreimiento, la presunción y la petulancia.

Es importante ser conscientes de nuestros defectos y tratar de mejorarlos, conocer cada una de las  virtudes que se poseen y sacarle el máximo partido, esta concepción es realmente gozar de “autoestima alta”.

1. Como reconocer cuando una persona pasa de la alta estima a la soberbia:
  1. Porque manifiesta rebeldía ante la obediencia.
  2. Manifiesta autoritarismo al mandar.
  3. Envidia de los valores de otros
  4. Crítica los logros de las personas que envidia.
  5. La mayoría de los momentos esta del malhumor en la convivencia familiar y con las relaciones interpersonales.
  6. La mayoría de los enfados, incluye una percepción egoica.
  7. Es selectivo en su entorno, (en ocasiones racista) con tendencia a pocos amigos y sometimiento de los mismos.

Recuerda… La humildad, la sencillez y la modestia son nociones contrarias a la soberbia. Incentívalas en ti!

Mi lista de blogs

Seguidores