miércoles, agosto 03, 2011

Los mayores problemas de la disciplina. Maltrato entre hermanos.

La disciplina infantil es una de las temáticas más controversiales culturalmente hablando, debido a que no existe un patrón que aplique en todas las sociedades de manera 100% efectiva, siendo esto generado por mecanismos de influencia externos que afectan la dinámica familiar como la sociedad y la religión, condicionando en comportamientos inadecuados el rol del padre ante la educación y formación de valores que debe brindar a sus hijos. De allí que se deriven métodos muy diferentes.

Por lo general los niños que se encuentran en las primeras etapas de desarrollo y tienen hermanos mayores, esta experiencia del maltrato ocurre con mucha frecuencia y es apoyada de forma inconsciente por los padres, siendo la mayor incidencia de maltrato desde el niño de menor edad, hacia el niño mayor.

Cuando el niño menor observa que su hermano mayor tiene algo que él quiere, le pega o le grita hasta que consigue que su hermano se lo dé o que sus padres se lo quiten, en muchas ocasiones los padres apoyan este maltrato con frases como “pobrecito es tu hermanito menor, dale ese juguete…el no sabe”, “deja que tu hermano juegue, busca otra cosa….” entre otras frases… Convirtiéndose este comportamiento de maltrato hacia el hermano mayor en un proceso repetitivo de hostigación, manipulación y a veces sin motivo alguno.

Como podemos corregirlo? Intentemos lo siguiente:

• Ser mas observadores de las conductas del hijo menor y al verlo actuar pedirle que pare.

• Le decimos firmemente que “¡no lo haga!” mirándolo a los ojos y le explicamos que no debe pegar o gritar cuando no le dan algo y que existen otros juguetes o elementos disponibles para su uso.

• Le castigamos, dándole un tiempo para pensar (time out) cuando la situación es repetitiva y cuando el hablarle no genera un cambio en la conducta de maltrato hacia su hermano mayor.

• Le quitamos sus juguetes y le explicamos que es necesario compartir.

• Lo enviamos a su habitación o a que se siente por unos minutos en un rincón, sobre todo cuando el maltrato hacia su hermano mayor es de patadas, mordiscos o con objetos.

Es importante que los padres se centren en los correctivos apenas inicien ya que con su comportamiento estarán formando un valor o regla de las más importantes cuando se trata de resolver los conflictos familiares y es que el hogar debe ser un ambiente seguro para todos y adonde exista el respeto.

Para su propia tranquilidad, trate de tener cada juguete por duplicado siempre que pueda. Además, designe un espacio al que se puede retirar cada niño si es necesario. Busquen pistas o indicios que les permitan como padres determinar cuando su hijo menor está a punto de ponerse agresivo, como por ejemplo cuando aprieta la mandíbula, y llévaselo del lugar antes de que le pegue a su hermano.

También es importante trabajar con su niño mayor, y fortalecer su seguridad, permitiendo demostrarle cómo manejar situaciones que podrían beneficiarle en su interacción en la escuela, generando un entrenamiento en cómo actuar con firmeza sin usar la violencia.

Evite los roles de víctima y de agresor: Este comportamiento es normal en un niño de 2 a 4 años. Eso no significa que sea aceptable. Pero para evitar los roles de víctima y agresor, es muy importante que trate como padre a ambos niños por igual. Si se pelean por un juguete, los dos tienen que retirarse por unos minutos y regresar una vez que se calmen.

También es importante recalcarles que deben comprender sus sentimientos y que sabes que está enojado, pero que no puedes permitir que le haga daño a su hermano mayor.

Mi lista de blogs

Seguidores