miércoles, noviembre 10, 2010

Mi hijo deja que otros niños le quiten los juguetes.


Me preocupa que cuando crezca mi hijo, otros se aprovechen de él. No quiero que sea demasiado agresivo, pero ¿puedo hacer algo para enseñarle a defenderse?

Es desagradable ver a tu hijo víctima de otros niños que le quitan los juguetes, pero realmente todavía no puede defenderse por sí mismo. Eso lo tienes que hacer tú por él cuando sea necesario, y todos los adultos del grupo tienen que hacerse responsables de que no sea necesario muy a menudo.

Los niños pequeños, o incluso los bebés, a menudo se sienten muy interesados en otros niños de su propia edad. Si tienen la oportunidad, muchos niños pequeños harán verdaderos y duraderos amigos. Pero incluso los mejores amigos a esta edad a menudo se fastidian y se hacen daño, porque todavía no se pueden poner en el lugar del otro y comprender sus sentimientos, ni reconocer que en muchas ocasiones ambos están sintiendo lo mismo. Si dos niños pequeños quieren el mismo juguete, lo más posible es que el que más domine lo tome, el otro llore y los adultos se sientan molestos con ambos. Si un niño quiere abrazar a otro, pero éste no quiere ser abrazado, ambos pueden sentirse ofendidos y los adultos se sentirán mal por los dos.

La habilidad esencial para entender lo que otro niño está sintiendo y, más adelante, para predecir lo que probablemente sentirá si se le quita un juguete, se desarrolla en el tercer y cuarto año. Es en ese momento cuando se puede enseñar y practicar la resolución de conflictos. Mientras tanto, no esperes que los niños pequeños arreglen las cosas por sí mismos. Necesitan adultos para mantener la paz y explicarse las cosas los unos a los otros. No pueden aprender nada útil jalándose del pelo mutuamente o mordiendo.

¿Puedo castigar a mi hijo de 18 meses durante unos minutos, o es demasiado pequeño?


Si tu hijo está preparado para cooperar durante un tiempo de castigo, permaneciendo sentado donde tú lo lleves y quedándose allí solo hasta que le digas que puede venir, no le hará daño ni lo traumatizará, pero si tiene menos de dos años, tampoco le ayudará a aprender cómo comportarse mejor la próxima vez. Y que colabore en esto es una posibilidad remota.
A los 18 meses (o hasta los dos años) castigarle generalmente significa llevarlo físicamente a un lugar y encontrar una forma de que permanezca allí, lo cual puede desembocar en dejar a un niño metido en su cuna o detrás de una puerta que no puede abrir, porque aún están muy chiquitos para ser capaces de quedarse sentados en una silla sin moverse durante un par de minutos. Esta forma de disciplinarlos (llamada time out en los Estados Unidos), es más apropiada a partir de los dos años.

Los niños de dos a tres años tienen la reputación de ser difíciles, pero a menudo no se comportan mal deliberadamente. Cuando hacen algo mal, como morder a otro niño, volcar un plato de comida o escapar corriendo por la acera, es generalmente porque están temporalmente abrumados con enojo, frustración, miedo o emoción. Los sentimientos de un niño pequeño son tan fuertes como los de un adulto y puede que un poco más intensos, al igual que dientes nuevos, porque todavía no se han desgastado por el uso. Pero no tiene todavía la capacidad de manejarlos y controlarlos.

Ayudarle con sus sentimientos, distrayéndole, divirtiéndole, explicándole y, cuando todo lo demás falla, controlándole mientras aprende a hacerlo por sí mismo, es una parte crucial del trabajo de ser padre.

Algunas veces la mejor forma de ayudar es sacar al niño de la situación que está creando, o del problema que obviamente va a crear. Si se está comportando de una forma muy pesada en la comida del domingo, ponlo en el suelo. Si está dando patadas y tirando tierra en el grupo de juego, llévatelo. Si no puede caminar de forma segura a tu lado, tómalo en brazos. En vez de tener que lidiar solo con sus sentimientos fuera de control, el niño estará cerca de ti, y tú puedes usar un control calmado hasta que se le pasen sus intensas emociones. Antes de los dos años, no lo castigues a quedarse solo, comparte el momento con él.

Mi lista de blogs

Seguidores