lunes, febrero 20, 2017

¿Cómo dejar de gritar y perder el control con mi hijo?

¡Eres una inútil!, ¡eres tonta! A tú edad, yo ya lo hacía solo. ¡Nunca serás nada en la vida! Tienes que estudiar para que no seas un barrendero, ¡Me tienes harta! Me arrepiento de haberte tenido… Aunque son grotescas estas frases, muchos padres las usan frecuentemente en sus hogares, adicional las acompañan de gritos y un nivel de frustración tan elevado que los lleva a lanzar objetos a sus hijos o incluso golpearles. Las frases descalificativas son más frecuentes en el mundo infantil de lo que imaginan, los adultos viven haciendo juicios de los niños que observan y tratan que sus hijos sean un modelo de buen comportamiento, aunque no tienen la base para ello.

Utilizar gritos y descalificaciones de forma repetida no solo no es tan efectivo, sino que además, es contraproducente en la formación emocional y conductual de los niños, se puede educar a los niños sin perder los nervios, para ello lo primero que debemos entender es ¿Por qué se portan mal los niños?

El comportamiento de un niño inicia desde el momento en que comienza a interactuar con los objetos y las personas a su alrededor, los niños no tienen el nivel de comprensión sobre el uso que los adultos le dan a las cosas, tampoco entienden cuales comportamientos son adecuados, simplemente ellos están explorando el mundo en función de reacciones, de allí que algunos niños cuando se sienten solos tienden a tirar o romper objetos para que los padres vengan adonde están.

Las reacciones de los niños pueden ser muy diversas, pero una de las que mas saca de quicio a un adulto es el llanto. Si el niño llora cuando es bebe, lo primero que los padres piensan es “esta enfermo” o “le duele algo”. En la etapa de gateo o inicio de movilización los padres asumen el llanto “solo quiere que lo atienda” “está llamando la atención”. En la etapa de 3 a 7 años el llanto se interpreta por los padres como “Manipulacion”. Como ven una acción puede tener distintas interpretaciones, así que antes de perder el control hay que valorar la situación y corregirla.

¿Cómo corregir las conductas en los niños?

-  Primeramente se deben tener claro los comportamientos naturales de cada etapa del desarrollo.

-  Establecer limites y normas adecuados a la edad.

- Mantener el equilibrio entre la permisibilidad y la sobreprotección.

- Acordar las sanciones con su hijo para que él sea participe y entienda cuál será la consecuencia de su comportamiento.

- Generar recompensas emocionales por los logros obtenidos y motivar a su hijo a desarrollar sus capacidades.

- No modificar los castigos, por ello es sumamente importante que estos vayan de acuerdo con la edad.

- Escuchar los argumentos de los niños ante sus acciones y hacer preguntas efectivas ¿Entiendes lo grave de lo que hiciste? ¿Te das cuenta de que pudiste lastimarte o lastimar a otro? ¿Observas que cuando algo te pone molesto reaccionas golpeando?, etc.

- No utilizar comparaciones entre hermanos, familiares o incluso con ustedes en su niñez.

- Evitar las amenazas y los chantajes.

- Evitar niveles de exigencia que trasgredan la capacidad del niño.

¿Cómo evitar el enfado y la frustración como padre?

1. Al comenzar la jornada diaria aprender a evitar las prisas, esto se logra llevando una vida organizada y unos horarios estrictos de sueño.

2. Establecer rutinas donde todos tengan responsabilidades: aseo, orden, compras, entretenimiento, etc.

3. Cuidar el vocabulario que utiliza para relacionarse con su entorno adulto. ¿Cómo puedes evitar que un niño hable mal de su hermano si cuando tu vecino se va de casa, dices que fastidio parece que no tiene nada que hacer.

4. Dejar claros los limites de espacio y respeto desde muy pequeños.

5. Respetar el gusto de los niños e involucrarlos en sus rutinas de vestimenta, no enfrascarse en disputas sobre el color de la ropa, o la forma del peinado, ellos son niños, no adultos.

6. Jugar con los niños es importante, muchos padres no se dan cuenta el alivio que pueden tener cuando actúan con sus hijos y sus muñecos las conductas que quieren corregir y le enseñan a sus hijos a educar a sus muñecos así como ustedes los educan a ellos.

7. Utilice palabras de respeto “Buenos días”, “Gracias hijo”, “Por favor”, etc.

Recuerde, ningún padre pasa del estado de calma al estado de descontrol directamente esto ocurre debido a un proceso paulatino mental donde los padres van acumulando emociones negativas y no saben soltarlas. El pensamiento es el que dicta las reacciones, así que cuando veas que te vas a enfadar, intenta tomar el control de ti. Por un stop, retírate un momento al baño, a la cocina o al patio. Respira, aprieta y suelta los puños, toma el control de la situación emocional que te perturba y no olvides que habrá ocasiones donde dejar pasar lo que está ocurriendo es la mejor solución para analizar como se retomara después de unas horas el conflicto y se manejara adecuadamente.

La capacidad de enfrentar las dificultades muchas veces no se expresa como lo deseamos, ni en los momentos adecuados, somos seres reactivos y no debemos olvidar que los hijos en su desarrollo presentan avances y retrocesos y como padres debemos estar listos para enfrentarlo. Esto es parte de la educación y nos exige una continua preparación.


Mi lista de blogs

Seguidores